HIMNO AL CRISTO DE LA MISERICORDIA

Pues por su infinito amor,

permites ser azotado

¡Oh! mi bien Jesús amado,

Misericordia Señor.

 

En esa columna atado

y de espina coronado,

insultado y despreciado,

Misericordia Señor.

 

Es el pueblo de Arahal,

quién te reza con fervor,

y los Viernes a Tus pies,

te pide Tu protección.

 

Yo mi Dios soy el osado,

que te cauce tanto dolor,

¡Oh, mi bien Jesús Amado,

Misericordia, Señor!

 

Misericordia Señor,

Misericordia Señor.

 

Autor: Manuel Rodríguez Ruiz

DOLORES Y MISERICORDIA

Siempre Arahal

 a tus plantas está,

para implorarte

 tu dulce piedad.

 

Fuente de Amor,

que a tus gracias nos das,

puerto seguro

 en la tempestad.

 

Reina de Luz.

 

Junto a ti,

junto a ti,

iré con tu dolor,

Señora y Madre Mía.

Seguiré tus pasos con fervor,

causa de mi alegría,

dulce rosa de mi devoción. (bis)

 

Siempre Arahal

 a tus plantas está,

para implorarte

 tu dulce piedad.

   

 

   Volver a página principal.