Parroquia de

Nuestra Señora de la Victoria

           Antigua ermita dedicada a San Sebastián, patrón de las epidemias. Data de la época mudéjar, y fue reformada en el siglo XVIII, pintándose su interior en el siglo XIX. En su origen fue un complejo conventual fundado por D. Juan Téllez Girón, IV Conde de Ureña, padre del primer Duque de Osuna, en 1546, terminándose las obras en 1551. Ese mismo año se entregó el edificio a la congregación de Padres Mínimos, que permanecieron en él hasta la exclaustración decretada por Mendizábal.

La iglesia, aunque sufrió una importante remodelación en el siglo XVIII, se fundamenta sobre la única nave que poseía la antigua, de la que conserva la cubierta de artesa en la nave central y ochavada en el presbiterio.

            En la fachada dos son los elementos que le confieren su importancia: la portada y la torre. La primera, muy sobria, tiene una hornacina con la imagen de San Francisco de Paula. La segunda, de gran esbeltez, posee tres cuerpos rematados por un capitel (siglo XVIII).

            La primera noticia que se tiene del retablo mayor data del uno de Octubre de 1621, cuando Andrés de Ocampo se obligó a la realización del mismo por la cantidad de 300 ducados. La tasación la hicieron Juan de Oviedo y Martínez Montañés. Preside dicho altar mayor una imagen de candelero de Nuestra Señora del Carmen, del siglo XVIII, con corona de plata del mismo tiempo. Esta imagen antes se encontraba presidiendo el altar del sagrario. Además nos encontramos con una imagen de María Inmaculada y otra de San Francisco de Paula. Cabe mencionar que existen en la iglesia tres imágenes de San Francisco de Paula, como ya hemos dicho dos de ellas están en la portada y en el altar mayor, y existe otra en uno de los altares laterales de la nave de la epístola. Además en la nave central existen cinco enormes cuadros representando pasajes de su vida.

              En el presbiterio hay dos grandes cuadros, que representan, el del lado del evangelio, el martirio de San Juan Bautista, y el del lado de la epístola, el martirio de San Sebastián. Además nos encontramos con dos ángeles lampararios que portan los escudos de los carmelitas y de los mercedarios. Estos mismos escudos los encontramos en las mesas de altar del presbiterio y también del sagrario, ya que se hicieron a partir de parte de un paso en el que procesionaba antiguamente la imagen de Nuestra Señora del Carmen.

            El altar del sagrario es de estilo neoclásico y lo preside una imagen de San José con el niño Jesús (siglo XVII). Esta imagen antes se encontraba en el altar que esta frente al sagrario. Además existen yeserías del siglo XVIII y lienzos de los cuatro evangelistas del siglo XVI. Se tiene que, a diferencia del resto del templo, este altar si tiene cúpula.

            En un altar lateral del lado de la epístola nos encontramos con un crucificado, el Santísimo Cristo de la Esperanza, propiedad de la Hermandad de la Esperanza. Es un crucificado realizado en pasta de madera policromada, por Enrique Orce Mármol. Dicha escultura fue adquirida en 10 de Febrero de 1938 por 2000 pesetas. Realizó estación de penitencia con dicha hermandad hasta el año 1946. Fue restaurado en 1991 ofreciendo un magnífico aspecto.

            Posee un espacioso coro, cuya sillería ha desaparecido y un órgano sobre madera labrada que no funciona.

            También se conserva una galería de arcos de medio punto sobre columnas de distintos estilos, que conformarían uno de los lienzos del claustro del antiguo convento.

            El templo fue restaurado en 1915 gracias a Dª Francisca Zayas Montilla, según reza en una placa que existe en un lado del sagrario, y en esta obra se colocó el nuevo pavimento de mármol y un zócalo (posiblemente los azulejos del presbiterio que intentan imitar dibujos del siglo XVIII).

FUENTE: Página web de la tertulia "La mudá"

 

 

   Volver a página principal.

   Volver a índice fotos.

 

Ver templo:
Cristo Veracruz San Antonio Parroquia San Roque Dominicas